jueves, 30 de marzo de 2017

Y dije basta

Una vez escuché que sólo teniendo miedo se es valiente, entonces me pareció un cliché pero luego la vida vino como ola salvaje y me revolcó en la arena, estaba luchando contra la rebeldía de mi propia juventud, contra la injusticia de este mi País sin oportunidades, estaba cara a cara con la miseria y la soledad, hastiada del trabajo sin mérito, de las transnacionales monstruosas y oportunistas que están llenas de profesionales ejerciendo tareas burdas, dejando el lomo día a día por cosas insignificantes, destinados a no conocer mérito alguno por su obra ni prestigio por su intelecto, hablando monótonamente cual máquinas sin razón.

Pasó lo que siempre pasa, el cuerpo se asquea, grita, exige; estrés, le dicen, yo le llamaría infelicidad, inconformidad, fatiga, en el hospital le llamaron Neuralgia, la mitad derecha de mi cuerpo no respondía y los dolores eran insoportables, mi cuerpo estaba en protesta y la gran fábrica de mi vida entró en paro. No estaba dispuesta a dejarme destruir, no estaba dispuesta a aceptar eso como mi realidad, lo dejé, lo dejé todo en este país de pobreza y ahora tiemblo como animal acorralado, ahora me encuentro perdida, asustada, ansiosa pero firme, esperando que algo bueno suceda, con fe, quizá un poco ilusa pero creo que esta vez entendí la frase, entendí que las grandes verdades que a veces parecen obvias, se aprenden como dijo Maria Elena Walsh en Eva:

"Tener agallas para gritar basta aunque nos amordacen con cañones."



martes, 28 de marzo de 2017

Mi pequeña Kira

Es martes por la noche y salgo a caminar, tengo una siberiana combinada con malamute de alaska de tan sólo 1 año y 8 meses, no sé si oficialmente seguirá siendo cachorra pero en su mente, lo es;
La calle está silenciosa, quieta, me asomo hacia las casas tratando de robar trozos de vida, de mujeres que platican, de hombres que ríen,  de bebés que lloran,  de perros que ladran, trozos de compañía, de familia.

Estoy sola, aunque mi pequeña me acompaña, graciosa, saltando como gacela, curiosa, con sus ojos azul cielo,
a veces se detiene a esperarme y brinca hacia mí, me empuja y tira fuerte,
a veces,  es las tardes tristes es ella quien guía y creo que lo sabe, sabe que me salva, lo sabe cuando lame mis lágrimas y acurruca su cabeza en mis piernas mientras lloro rota en el piso.

Cuando la veo creo en ángeles, creo que algo bello es posible en el detalle más pequeño, cuando veo ese ser sincero y frágil que depende enteramente de mí me doy cuenta que dependo enteramente de ella y que si existe en este mundo alguna fuerza, alguna luz, la ha enviado a estos brazos vacíos que sólo ansiaban la muerte.


Autora: Adrienne Rich

Pase lo que pase entre nosotras, tu cuerpo
va a atormentar el mío- tu modo tierno,
delicado de hacer el amor, como la apenas curvada fronda
del helecho en los bosques
recién bañados por el sol. Tus experimentados, generosos muslos
entre los cuales mi cara entera avanzó y avanzó-
la inocencia y sabiduría del lugar que mi lengua encontró ahí-
la viva, insaciable danza de tus pezones en mi boca,
tu caricia firme, protectora, encontrándome,
tu fuerte lengua y esbeltos dedos
llegando a donde te estuve esperando por años
en mi húmeda cueva rosada- pase lo que pase, esto es.

Ojos cerrados

Yo veo con deleite tus ojos de horizonte infinito y vos no me crees
porque tengo los párpados cerrados.

jueves, 23 de marzo de 2017

Y fui...

Fui tantas ideas, tantos planes,
Tantos besos.
Fui tantas nostalgias y tantas tragedias,
Tantos engaños, tanta mentira.
Fui entregada, apasionada, crédula.
Estuve errada y busqué lo que no debía,
Estuve desnuda en lugares escondidos
Y le sonreí al amor en público,
Al amor que nadie pensaba,
Al que nadie imaginaria.
Tomé tantas manos amigas y enemigas,
Me clavaron puñales un par de veces,
También recibí rosas y caricias
Y aquí estoy,
siempre hambrienta de la vida
Y abierto el corazón. 

Cánticos nocturnos.

Ella me seduce con su traje oscuro
En medio de la noche fría
Me busca, me revuelve.
Yo tiemblo en la cama,
 Le temo a su beso de hielo,
Le temo a su melodía.
Su piel de mármol y su rostro de porcelana,
Su promesa de salida,
Tomo su mano y la suelto 
Pero su soledad es mi compañía.

Temor

Le temo a la vida, que no es lo que quería.
Le temo a las decisiones que resultan complicadas,
le temo a este temor - infierno- que no me deja dormir,
que no me deja comer, ni creer... ni esperar.
Que no me deja ser lo que un día soñé,
 le temo a despertar y envejecer, al olvido,
 a la mediocridad de vivir de recuerdos,
a la añoranza que no es más que ironía,
le temo a la niña que quería cambiarlo todo,
darlo todo y cantar, y ser antropóloga y doctora a veces,
que quería ser amada como ninguna otra, que quería tener fe.
Le temo al temor, a la incertidumbre, a la penumbra,
al tiempo que me muerde los pasos, a la economía que me pisa,
a la crisis , al tercer mundo y al ser mujer.
Al silencio.
Al vacío,


A este trabajo al que tengo que volver porque se me terminó el "break "

martes, 21 de marzo de 2017

Dolor

Soy una sombra de mí misma,  un eco en mi propio cuerpo,
recuerdos y cenizas de lo que fue un incendio.  
Me extraño, tolero la nueva imagen que encuentro en el espejo, 
el llanto que me inunda, el miedo que tengo. 
Lo soporto. 
Soporto una existencia que ya no quiero, huyo, 
me pierdo en la ilusión de un día más bello, 
pero siempre, siempre despierto... 
Soy una sombra de mí misma, un eco en mi propio cuerpo.