lunes, 29 de agosto de 2011

Te me antojas

Se me antoja un beso que nos lleve a la locura
Un tiempo de éxtasis para perder la cordura

Dos amantes al borde del abismo
En el filo de una cama Llegando al desquicio…

Se me antojan tus ganas y las que me resisten
Se me antoja olvidar que el mundo existe
Y entregarme a las delicias que me prometen tus besos

Se me antojan, tu carne y tus huesos

Los olores intensos que en mi piel penetran
Las delicias de tu tacto cuando te me acercas

Te me antojas, placentero, caballero insolente

Mi amante guerrillero
El de los ojos candentes
Que me atraviesan como lanza,
Y cautivan mi mente

Mi compañero de labios dulces y palabras persistentes

Me apeteces.. Forastero, me dejas pendiente
Me buscas con esmero y yo trato de ser fuerte

Déjame tomar el albor de tu piel
Y con algún poco de saña clavar un par de dientes
Llenarte la boca con besos candentes
Y escudriñar en tus deseos hasta lo inconveniente

Déjame llevarte de lo posible a lo deseable
Déjame, de una vez, entrar y controlarte

No digas nada, No pienses en nadie

En esta noche de tormentos Mudate a mi piel

Dejemos un poco los pensamientos banales
Y bebamos el elíxir de lo que ha de acontecer