lunes, 13 de agosto de 2012

Bella y Malvada


Solo me has conocido dulce,
Ahora me sabras veneosa.

Pues aunque la pasion dulcifique el alma;
la naturaleza de la espina es innegable en toda rosa.