domingo, 9 de septiembre de 2012

Cuando el cuerpo habla.


No se que tema le correspondia a la noche, solo recuerdo que hablaba y mis ojos se cerraban con la caida de las olas..

De repente, tus labios asaltaron mis palabras y robaron mi respiro entre las frases.
Un beso sello la oracion y los dos labios conjugados se volvieron silabas deseosas.

Los cuerpos reconociéndose ansiosos, aturdidos y encantados. El tiempo que transcurria eterno pero insuficiente para dejarnos llevar por el delirio de la sorpresa.

Luchamos entre deber e instinto; nos tomamos con ganas locas, con fuerzas vastas y la pasion del mar.

Te adoraba; tu piel en llamas, tus labios calidos, tus besos perfectos y tus ojos como faroles fijos hacia mi;
en tormento, en delicia..

Tu carne me era conocida, a mi piel le gustaba, tus manos eran bienvenidas, me fascinabas.
Nos encontrabamos en la fiesta del deleite, nos complaciamos como dos sedientos tomando agua y sumergiendose a la entraña acuifera, rebosante de lo que antes hacia falta y ahora estaba sobrando.

..Es la satisfaccion creciente en contra de las horas que pasan.

Y no recuerdo lo que te decia, pero disfrute que me callaras.

No recuerdo que me dijiste, pero esa noche supimos todo sin hablar.

Es que hay momentos en que las palabras estan de mas..

Momentos en los que el cuerpo habla.