jueves, 22 de noviembre de 2012

Vos sos, arte en explosión.


Vos, la madurez, la experiencia... el dolor.
    La vida. 
Vos, la aventura, el deseo, la astucia. 

El hombre intelectual de mirada misteriosa.
Con el nombre de secreto. 

Con el alma ajena al tiempo, 
tembloroso como niño, 
fuerte como león.

Vos, 
Que sos la guerra y la calma;
Sos ese talento que ve-el mundo
y que en las noches solitarias se esconde en tus ojos tristes.

Sos la lucha constante de humano combatiente
contra el viento de los años que azotan las dunas de la memoria,
que parten los recuerdos, que transfiguran los sueños;
La batalla férrea del creador y su obra,
su crítica, sus letras..
sus risas.
     Y su llanto.

Vos que no siendo; Sos incendio, refugio,
      volcán.
Sos alas,
ave atrapada en el silencio de mis labios,
sos un beso,
unos dedos escurridizos en el teclado.
      Tu voz.

La compañía lejana, la libertad más cautiva, la promesa dicha al aire.
El fuego que crece y se posa en hogueras de cuerpos en madurez.
La sabiduría de mil lunas
y décadas por seis.

Vos sos, arte en explosión.