lunes, 9 de noviembre de 2015

Patanerías

No sé qué tenían tus ojos que me veían distinta, era quizá el reflejo del espectador,
Tal vez una fantasía reprimida, tal vez el deseo mezquino de corresponderle al amor.

No sé. Y no lo entendería, al final yo sigo siendo yo, aunque tratemos de creernos la mentira de que la gente cambia... la gente como yo.