viernes, 27 de enero de 2017

Delicia

Que rico se sintió tu beso con sabor a alcohol.  Que rico, escondido,  corriendo de todo y de todos, queriendo que el mundo cerrara los ojos y el tiempo nos diera una tregua para besarnos de pie a cabeza.

Que rico se sintió tu cabello entre mis dedos, tu barba en mis mejillas, en mi cuello, en mi pecho;  que rico todo, tu aliento, tu seducción, tu sonrisa coqueta que me enciende, tus ojos como fuego que me penetra.


Que rico todo vos, todo en vos.


Esta complicidad del silencio, estas las palabras esquivas, el secreto de los gestos, la aventura de dejarse llevar como la tormenta.


Yo te sigo sin protestas.