martes, 19 de abril de 2011

Sólo somos cobardes..!

La nueva tragedia de mi via es que me hayas dicho que me querés; sabés lo mucho que lo he esperado, sabes que rezo por tu amor, por que un dia estemos juntos como nos plazca, sin complicasiones y precausiones ridículas, sin promesas poco realistas y sin esperanzas frustradas.

Me dijiste que pensás en mi, que soñás conmigo y te perdés en la imaginación de mis manos recorriéndote, me decis que de existir una sola oportunidad la tomarías y seríamos felices.. tus palabras me dan lástima por ambos, lástima de mi que estoy dispuesta a todo y limitada a tus temores y lástima de vos que teniendo lo unico que necesitamos pedís a la vida hasta de más.

Me dijiste que sos rudo por no herirme, que equivocado has estado, si tu dulzura y tu rudeza son armas de doble filo, todo corta en mi, todo es la misma espada que penetra en mi alma.. tu amor es una daga clavada en mi vida, si la dejás está oprimiéndolo todo y si la quitás corro el riesgo de desangrarme y morir. En este camino no hay salidas, todo es sufrir, lo único que tenemos son instantes fugáces, esos que no te etrevés a tomar, esos que se nos pasan como lluvias de estrellas que por teorías absurdas la gente no se atreve a mirar.

Nunca he entendido ni voy a entender como aun siendo mortales dejás que se nos agote el tiempo!

Es increíble la cantidad de personas que viven sin un gran afecto, sin alguien que aun a la distancia les haga vibrar, les haga despertar alterados buscándo aquel amor el otro lado de la cama, y sintiéndose profundamente vacíos al no encontrar nada; es increíble como muchas personas se duermen sin decir buenas noches al viento esperando que éste lleve el último beso del día al ser amado, esperando en algún momento hacerlo a la cercanía de incorporar el cuerpo y dejarse amar. Sin embargo yo vivo y existo bajo el manto de tu presencia, respiro el aire que te acaricia allá a lo lejos, y amo la luna en la que tus ojos se posan, en cambio nosotros rabiamos de amor y nos herimos con los irónicos tormentos de no atrevernos.

No entiendo ni voy a entender como después de todo lo que dijimos no salimos corriendo a amarnos como locos, no quiero entender porqué cuando nos besamos logramos detenernos si nuestra piel nos lo reclama, le pido a Dios no entender porque el dia que lo haga moriré de vergüenza al saber que sólo somos cobardes.