miércoles, 7 de septiembre de 2016

El reloj.

Es tarde, debo irme por el mundo,
debo amar y ser amada; debo herirte y debo herirme, debo jugar a olvidar, debo ser olvidada.

Es tarde, tengo que correr contra los días, contra las ausencias, contra la brisa en mi cara, tengo que correr hacia mi misma, hacia la niña,  hacia la anciana.

Es tarde, el tiempo va deprisa, a nadie espera y por nadie se retrasa, no puedo ir en su contra porque me aplasta.

Debo alcanzarlo. Siento que se escapa.
Es tarde, en esta noche larga.
Voy en pos de mi destino mientras la muerte me alcanza.