miércoles, 7 de septiembre de 2016

Hace tiempo.

Fui buena un día,  hace ya muchos años.
De eso sólo recuerdo el cuento de una niña abandonada a su suerte, engañada, ingenua.

Quizá era yo, alguna parte de mí.
Algo que ya no está, que ya no encuentro.

Dentro de mi sombra trato de buscarla pero no me habla.


Cuando estoy con vos, ella tiene vida, a veces, en medio de las risas logras volver inocente mi mirada, en esos instantes la vida cambia. Es pasajero.

Ella no existe.

Yo soy sombra de tantas,  de mujeres traicioneras y brujas despiadadas.

Yo soy sombra de mi destierro, de mi desdicha;  de mi incapacidad de ser feliz con lo que tengo.   De mi don para salir huyendo.

Yo te dije que no soy buena, me dijiste que me amabas.


No puedo ser de nadie,  ni a mí  misma me pertenezco.


Soy como la hojarasca en el viento.


El amor para mí es vértigo.