viernes, 5 de mayo de 2017

En la montaña

En la montaña te pensé, piel canela, soñadora;
entre el frío y la bruma de tu tierra natal,
te pensé vestida, te pensé desnuda,
te pensé conmigo y te supe sin fin.

Te recordé encantadora, con risa infantil,
con labios de fruta y aroma de anís,
te disfruté en el pensamiento,
te sentí casi presente, con tu cuerpo de misterio
tus curvas y pendientes,

Cedí mis manos al deseo y mi aliento a tu nombre,
cedí mi placer al recuerdo, sin receso, sin reproche,
en el vértigo del goce me supe tuya nuevamente,
húmeda, temblando, complacida y conforme,

En la montaña te pensé.