lunes, 2 de agosto de 2010

Cómo no han de inspìrar dos cuerpos incendiados que entre besos y abrazos abrigan su piel, cómo no enamorarme esos labios apasionados que me hacen enloquecer, Cómo no repetirlo hasta el cansancio si te veo y te amo más; Cómo no amar tu cuerpo caliente que con el frío del mío arden en la piel, Cómo no pensarte, extrañarte y a pesar de tu asencia, sentirte, tu calor, tu aroma, tu alma. cómo podría no amarte si aun volviendo a nacer te amaría otra vez.