lunes, 9 de agosto de 2010

Dios, óyeme o extíngueme!

Hoy me sentí morir... me quitaron la última esperanza por recuperar mi alma, me han dejado tirada en este desierto maldito de olvido y soledad; me mataron una vez más.

Los dias pasan en tu ausencia, en la soledad y calma de la noche fría, recuerdos inundan mi mente, regresan los Poqué?; pero ya estoy aquí, en este momento agridulce que es la esperanza y y el amor. Mi vida iba por rumbo desconocido por muchos, aborrecido por mí y ahora creí haber encontrado tierra para pisar más hoy siento resvalarme en esta arena espantosa, en este océano inmenso de dolor...
Mis fuerzas se termian, óyeme buen Dios!! dime que no me has creado para esta nefasta existencia, dime que he de ver el "spes" de Darío, dame las palabras de aliento que me ayuden a levantarme, Dios de todos, dios de nadie, podrías tú hacer algo por mi alma triste y desgastada?; hoy me abandono a la buena fé de mi circunstancia, a la caridad de los corazones, pidiendo... rogando, me dejen entrar, que acá afuera hace frío y mi espiritu se congela.

Dios óyeme o extingueme pero no me dejes más muerta en vida.